May 25, 2017 Tecnología y Personas Tecnología No hay comentarios

Lo que el futuro depara al Big Data

2017 es el año del Big Data; éste ha sido, expresado de una forma u otra, el titular de bienvenida al nuevo año en nuestro sector. Ingentes cantidades de datos, hiperconectividad y la IoT (Internet of Things, Internet de las Cosas) son los tres factores que parecen distinguir la era en la que nos encontramos – que algunos expertos ya consideran la Cuarta Revolución Industrial – y que han colocado al Big Data y al Business Intelligence como punta de lanza de la transformación digital.

En una época en la que casi todo puede ser medido y la cantidad de datos disponibles no deja de crecer, la toma de decisiones dejará de ser intuitiva para basarse en la analítica. El reto del sector se encuentra ahora en ser capaz de satisfacer las demandas de las empresas, que requieren herramientas y profesionales que les ayuden a manejar y analizar los datos de forma fácil y rápida.

¿Qué elementos definirán el futuro del Big Data?

1.- Accesibilidad

Con el aumento en la cantidad de datos tanto estructurados como no estructurados que se van a poder almacenar y gestionar, la accesibilidad se convierte en uno de los pilares fundamentales para las empresas. Por ello, las herramientas de autoservicio que doten de inmediatez y sencillez al proceso de análisis de datos, cada vez más estrechamente integrado en el núcleo de negocio, serán clave en la transformación digital de las empresas.

2.- Diversidad: la variedad se convierte en la Big V

En los inicios eran 3 las “v” que definían el Big Data: volumen, velocidad y variedad. Tras unos años en los que el foco se puso en la inclusión de dos variables adicionales – valor y verificación – el futuro parece recaer sobre los hombros de uno de los elementos iniciales: la variedad. La IoT está a punto de saltar del futuro al presente. Con millones de dispositivos conectados a la red, los datos disponibles se dispararán y las empresas exigirán poder analizarlos todos, independientemente de su tipología. Así, la compatibilidad con múltiples datos y diversas fuentes marcarán quién gana la batalla entre las plataformas dedicadas al Big Data.

3.- Análisis y procesamiento

Antes las empresas se conformaban con almacenar datos, pero no les sacaban el máximo rendimiento. Éste es quizá uno de los grandes cambios que se consolida en 2017. Con una generación de datos cada vez mayor, a medida que la conectividad se globaliza y generaliza, el análisis de dicha información gana posiciones en las prioridades empresariales. Separar el grano de la paja será esencial para que las empresas optimicen productividad, oportunidades y beneficios. Y para ello, los perfiles profesionales especializados en Big Data que sean capaces de procesar dicha información y convertirla en valiosa estratégicamente se harán imprescindibles.

4.- Flexibilidad

Esta generación de datos creciente y continua de la que venimos hablando conlleva también un proceso de evaluación constante y por tanto de reconfiguración de las estrategias. Se hace por ello esencial que la arquitectura informática se dote de flexibilidad para poder adaptarse a las necesidades empresariales en cada momento.

5.- Conectividad

Así como la IoT generará una variedad casi infinita de tipos de datos, también provocará que los volúmenes de información provengan de sistemas diferentes. Ante esta situación, el cloud computing se perfila como la solución más efectiva para las empresas. La necesidad de vincular herramientas analíticas a la nube será cada vez más palpable e impulsará nuevas plataformas, como estamos ya viendo con la disponibilidad de Spark basado en cloud.

Etiquetas:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
Compartir
Twittear
+1